EL TS AVALA LA REFORMA LABORAL

Hace aproximadamente un año, mi profesor de prácticas de Derecho del Trabajo nos trajo a clase una sentencia del Tribunal Supremo. Ésta versaba acerca de una indemnización por despido improcedente en dónde el Tribunal fallaba a favor del trabajador y en contra de la Reforma Laboral de 2012. El profesor nos dejó bien claro que mientras que no hubiera jurisprudencia continuáramos calculando la indemnización tal y como disponía la Disposición Transitoria 5ª de la Ley 3/2012 (pág. 56). El pasado 18 de febrero de 2016, el Supremo a través de una sentencia para la unificación de doctrina, deja sin efecto su sentencia de 2014 que permitía obtener una indemnización de hasta 1.260 días de salario.

I. REFORMA LABORAL

En el 2012 la indemnización por despido improcedente fue reducida de manera considerable. Antes de la Reforma el trabajador tenía derecho a una indemnización a razón de 45 días de salario por año de servicio con límite de 42 mensualidades (o 1.260 días). Después de la reforma cambió a 33 días salario por año de servicio con límite de 24 mensualidades (o 720 días).

El problema principal con el que nos encontramos es para aquellos trabajadores que hubieran formalizado un contrato de trabajo antes del 2012. La razón se debe a que la Disposición Transitoria 5ª creó cierta confusión en su interpretación. Esta DT 5ª indica la fijación de un nuevo importe y límite para la indemnización por despido improcedente para las relaciones laborales iniciadas antes de la Reforma Laboral. Dicho límite está en 720 días o 24 mensualidades. 

La interpretación generalizada fue la siguiente: el tope indemnizatorio de 720 días era de aplicar a todos los despidos improcedentes, salvo para los trabajadores que lo hubieran superado a 12 de febrero de 2012. El importe máximo que percibirían sería el que hubieran alcanzado en dicha fecha, el cual nunca podría ser superior a 42 mensualidades.

Seguir leyendo “EL TS AVALA LA REFORMA LABORAL”

Anuncios

UNA INCAPACIDAD PERMANENTE POR BURNOUT

El Juzgado de lo Social número 10 de Gran Canaria ha declarado una IP total (incapacidad permanente) a una matrona que sufría burnout o síndrome de estar quemado.

¿QUÉ ES EL BURNOUT?

Un estado extremo de tensión resultado de una respuesta prolongada a estresores laborales crónicos que exceden los recursos de un individuo para afrontarlos (Maslach, Schaufeli y Leiter, 2001). Es decir, se trata de respuesta incorrecta a un estrés laboral durante un periodo de tiempo prolongado cuya principales características son el agotamiento físico y psicológico, actitud fría o despersonalizada con los demás y sentimiento de bajo logro personal.

¿QUÉ SÍNTOMAS SUFRÍA LA AFECTADA?

En el año 2014 la matrona solicitó una incapacidad permanente, cuyas alegaciones indicaban que desde años atrás venía sufriendo determinadas circunstancias en el trabajo – competencia con otros empleados del Servicio Canario de Salud, precariedad personal o sobrecarga – que la llevaron a diversas bajas por ansiedad. La sentencia indica que la demandante explica su situación como “mezcla de queme, que corresponde al síndrome de ‘burnout'”, y de acoso laboral por parte de algunos de sus jefes.

Seguir leyendo “UNA INCAPACIDAD PERMANENTE POR BURNOUT”