LOS CONTRATOS DE TRABAJO VERBALES

En muchas ocasiones los contratos de trabajo no se realizan de manera escrita, sino verbal. Esto se debe, principalmente, a que en nuestro ordenamiento laboral rige el principio de libertad de forma para los contratos.

Un contrato verbal es aquel en el que no existe un documento por escrito que especifique las condiciones de empleo pactadas verbalmente (horarios, remuneración, descansos, duración, etc.). Sin embargo, la legislación laboral obliga la forma escrita en determinados casos, como por ejemplo:

  • Los contratos a tiempo parcial.
  • Los contratos fijos-discontinuos y de relevo.
  • Los contratos de obra o servicio determinado.
  • Los contratos a distancia y los contratos en España al servicio de empresas españolas en el extranjero.
  • Los contratos de duración determinada cuya duración sea INFERIOR a CUATRO SEMANAS.
  • Cuando así lo exija una disposición legal.
    • Contratos de interinidad.
    • Contratos de puesta a disposición por Empresas de Trabajo Temporal.
    • Contratos para fomentar el empleo.

Si se lleva a cabo un contrato verbal que la ley prevé que sea por escrito, dicho contrato se presumirá de naturaleza indefinida y a jornada completa, salvo que se pruebe que tiene un carácter temporal y de media jornada.  Asimismo,  las partes pueden exigir que se formalice por escrito el contrato en cualquier momento del transcurso de la relación laboral.

Al tratarse de un contrato verbal resulta complicado saber si se está trabajando legalmente. Aunque, actualmente, el trámite de Alta y Baja en la SS llega a través de SMS no quiere decir que todos los ciudadanos tengan activado este sistema. La persona interesada puede acudir a su oficina más cercana de la Tesorería de la Seguridad Social para saber su situación laboral (Alta, condiciones, etc.) o solicitar un Informe de Vida laboral o un Informe de Alta a fecha concreta a través de la página de la SS. Ambos enlaces son para vía SMS y de un sólo uso.

En conclusión, la mayoría de los contratos tienen que formalizarse por escrito, ya que así indica el ET y otras normas. Por otro lado, los contratos de trabajo verbales deberían ser utilizados para situaciones muy concretas y en casos excepcionales porque las condiciones de empleo pueden mermarse de manera significativa y probar estos hechos resulta muy complicado, a menos que se tengan testigos, las partes confiesen o se esté en situación de Alta.

Para más información sobre el tema o para cualquier otra duda envíame un correo a beatriz.amoedo@hotmail.com 

 

Anuncios